La Modestia no solo se refleja en el vestir

Si no estás segura de que tu forma de vestir o tu apariencia sea modesta, pregúntate: ¿Me sentiría cómoda con mi apariencia si estuviera delante de Dios? ¿Crees que tu forma de vestir responde a tu dignidad como persona o solo al quedar bien con los demás? Y también, podrías preguntarte acerca de tu lenguaje y de tu conducta: ¿Hablaría y actuaría así, en esas actividades si Dios estuviera presente?

Depende de tus respuestas, y depende de ti, que hagas cambios importantes en tu vida, la modestia no solo se refleja en el vestir, sino también al hablar, caminar y expresarte.

Vive la modestia y encontrarás éxito en tu vida, porque…

“El bien no hace ruido y el ruido no hace bien.”

San francisco de sales

Porque en JACINTA creamos estilo de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.